agosto 31, 2018 Cuidado

Una de las mayores preocupaciones en los hombres, (al menos en la mayoría) es el cabello, o más bien el miedo a perderlo. Aunque bien es cierto que contra el componente genético poco o muy poco podemos hacer, existen muchos casos en los que podemos frenar la caída prematura del cabello.

Por este motivo, en Barbería de Matogrande te traemos una lista de consejos que deberías tener en cuenta si quieres mantener tu cabello en su sitio por el mayor tiempo posible.

  • El cabello, al igual que nuestra piel, no tolera muy bien los excesos de temperatura, por ello debes evitar lavarlo con agua excesivamente fría o caliente y es muy recomendable que se seque de forma natural, al aire, tras haber quitado la mayor parte de la humedad con una toalla utilizando movimientos muy suaves y circulares. Si utilizas de vez en cuando el secador, mejor el aire templado o incluso frio que muy caliente.
  • El exceso de contaminación ambiental también es perjudicial para el cabello, por lo que lo ideal es que laves tu cabello a diario. El mito de que lavar diariamente el cabello es totalmente falso, siempre que se haga con un champú suave y agresivo.
  • No utilices tus uñas para rascar tu cuero cabelludo mientras te lavas el pelo, como decíamos antes, el cabello sufre del mismo modo que la piel, por lo que debes tratarlo con sumo cuidado si no quieres que se irrite constantemente, lo que afecta muy negativamente a la caída.
  • El uso de acondicionadores debe estar limitado a un par de veces por semana para que aporte a tu pelo brizo, suavidad y volumen. Debes aplicarlo solamente en las puntas y nunca en la raíz, ya que impedirías que esta respire apropiadamente y se oxigene, otro de los factores vitales para que tu pelo permanezca sano y fuerte.
  • Los geles, las ceras y las espumas no son unos compañeros de viaje apropiados si abusamos de ellos en exceso. Cuando queremos utilizar productos de este tipo es muy recomendable que sean en tipo “pomada” y con una base de agua para que sean sencillos de retirar.
  • En las épocas de verano, es muy recomendable que utilices protectores solares específicos para el cabello. Existen varias marcas y formatos disponibles que permiten aplicar fácilmente la crema protectora en el cabello sin que de sensación de suciedad e incomodidad.
  • Puedes aportar una pequeña ayuda extra a mantener tu cabello fuerte con determinados alimentos o complementos totalmente naturales. La levadura de cerveza o el mijo son excelentes potenciadores de un pelo sano y no tienen ningún tipo de contraindicación, por lo que puedes incluirlo en tu día a día sin ningún tipo de problema. Además, existen otro tipo de compuestos como el Minoxidil que pueden ser muy beneficiosos para ralentizar la caída e incluso repoblar zonas con escasez provocadas por caídas nerviosas, pero desde luego que compuestos farmacéuticos como este no deben ser utilizados por voluntad propia sin antes ponernos en mano de un dermatólogo o un profesional cualificado que no indique que tipo de tratamiento puede ser o no beneficioso dependiendo de cada caso concreto.
  • Por último, un masaje capilar realizado con cierta frecuencia es una forma excepcional de estimular el riego sanguíneo de tu cabeza, lo que en aquellos casos en los que las caídas vengan provocadas por estrés, será muy beneficioso para frenarla. El masaje tiene que realizarse muy suavemente con la yema de los dedos y alternando movimientos circulares con movimientos en línea recta para que el estimulo del cuero cabelludo y del riego sanguíneo sea lo más profundo posible.

Como veis, tener en cuenta ciertos aspectos muy sencillos de llevar a l práctica y totalmente aplicables al día a día puede ayudarnos a frenar la caída del cabello y a hacer que luzca más fuerte y sano durante el mayor tiempo posible. Si a pesar de ello la cosa no funciona, no desesperes, lo más importante a día de hoy para caminar por el mundo pisando fuerte, es tener la cabeza en su sitio!